jueves, 26 de abril de 2012

 

Mis oídos no aguantaron el estrepitoso
caer de aquella hoja amarilla.


Mis ojos cerraron sus puertas
al ver el infinito horizonte
en eterna caída.


Mi corazón se paró
doloroso
ante tan hermosa vida.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario